II Jornada de Vacunación en el Adulto celebrada en Santander.

Profesorado del curso de vacunas

Cerca de un centenar de profesionales sanitarios de Atención Primaria y Especializada han participado en las I Jornadas de Vacunación en el Adulto, que se han desarrollado a lo largo de esta semana en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla.

Durante su transcurso, se ha resaltado la necesidad de mejorar el grado

de participación y de cumplir los calendarios vacunales en las personas mayores para “reducir y erradicar” la incidencia de enfermedades infecciosas, según ha informado en un comunicado el Gobierno regional.

A través de esta actividad, organizadas por la Dirección General de Salud Pública y la Sociedad Norte de Medicina Preventiva y Salud Pública (Socinorte), se busca “actualizar” los conocimientos sobre las vacunaciones en los adultos sanos y en aquellos pertenecientes a diferentes grupos de riesgo.

Durante la inauguración, el director general de Salud Pública, José Francisco Díaz, ha expresado el “compromiso” de la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales con la promoción y apoyo a la vacunación como estrategia más efectiva de prevención de enfermedades.

En el acto también ha estado presente el jefe del Servicio de Medicina Preventiva de Valdecilla y presidente de Socinorte, el doctor Jesús Mozota; y el director técnico de Desarrollo y Calidad del Servicio Cántabro de Salud, Luis Ansorena.

Durante las sesiones se ha repasado la situación actual de las vacunaciones en adultos, tanto en relación con los casos de gripe, neumococo y papiloma en personas sanas, como las necesidades de los pacientes en situaciones especiales, entre ellos los enfermos crónicos, embarazadas, inmunodeprimidos o enfermedades hematológicas.

También se ha hecho referencia a las vacunaciones en los viajeros internacionales, cuyo número ha aumentado considerablemente en los últimos años.

Una de las sesiones se ha centrado en las vacunas en el personal sanitario, insistiéndose en la necesidad de aumentar el número de profesionales que se deben vacunar frente a enfermedades diversas para evitar su transmisión a los pacientes.

Se ha indicado que los casos más frecuente son los de la gripe, aunque se ha prestado atención a aquellos profesionales que trabajen con pacientes más susceptibles a las infecciones por la patología que padezcan

o en servicios hospitalarios de mayor riesgo.

Respecto a la necesidad de un mayor cumplimiento de los calendarios vacunales, se ha destacado que mientras que para el infantil y el del adolescente suele haber un “alto índice de aceptación” y cumplimiento por parte de los padres, en las personas adultas este cumplimiento es “mucho menor”.

Entre las razones se incluyen el descenso en la percepción del riesgo y la creencia tan extendida en la población de que ya no es necesario vacunarse o revacunarse en las edades adultas.

A lo largo de las diversas exposiciones, en las que han intervenido ponentes del Servicio Cántabro de Salud y de otras comunidades autónomas, ha quedado patente que la vacunación o inmunización activa es una de las estrategias más efectivas de prevención primaria con que cuenta la medicina para disminuir la mortalidad y los efectos negativos causados por las enfermedades infecciosas transmisibles.

Gracias a los avances en vacunación de las últimas décadas se ha conseguido erradicar en el mundo algunas enfermedades y otras muchas están a punto de desaparecer, siguiendo los objetivos de la Organización Mundial de la Salud.

Por este motivo, a través de estas Jornadas de Vacunación en el Adulto se ha insistido en la necesidad de vacunarse desde la infancia y a lo largo de toda la edad adulta, en cada momento con las vacunas precisas, con el fin de evitar complicaciones graves o incluso mortales en ancianos deteriorados o con mayor posibilidad de padecer complicaciones de un proceso en principio benigno.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario